Lágrimas de Luna

Compartir en facebook
Compartir en linkedin

¿Por qué se llama Lágrimas de Luna?

Persas, musulmanes, griegos, asiáticos, incas… Todas las culturas del mundo tienen unas creencias u otras sobre la creación de las perlas. A nosotros, la que más nos gusta es la siguiente; en la antigüedad y con el desconocimiento de la procedencia de la mayoría de los elementos que rodeaban al ser humano, tenían la creencia por la que las perlas eran las lágrimas de la Luna, la cual lloraba y estas caían a la tierra en forma de pequeñas esferas a su imagen y semejanza.

En Asia han tenido la creencia del poder curativo de estas gemas, y se tomaban para curar los males que afectaban al ojo, los problemas de corazón, la indigestión, la fiebre y las hemorragias, y dentro del mundo de la espiritualidad, es un símbolo de amabilidad, justicia y lealtad. Se dice que absorben las malas energías y da tranquilidad a la persona que las utiliza, y ayuda a personas que sufren palpitaciones, miedos y angustias. (Si sufres alguna molestia del corazón o psicológica, acude a tu médico de cabecera y ponte en manos de un profesional, esto son solo mitos y leyendas).

Según la historia y sus creencias, para los griegos las perlas era un símbolo de amor y belleza, respaldado por la diosa Afrodita, pues como hizo Botticelli en el Renacimiento, La Diosa del Amor y la Belleza llega a la Tierra en una concha, de donde nacen las perlas. Las novias griegas eran rociadas con polvo de perlas para tener un buen augurio en su matrimonio, sin embargo, esto cambia con los años. Para el cristianismo de la Edad Media, las perlas eran lágrimas de ángeles que caían a la Tierra, por lo que decían que si una novia llevaba perlas en su atuendo en la boda, le auguraban un matrimonio triste y lleno de lágrimas.

Esas supersticiones y leyendas han ido cambiando con el paso de los años, y hoy en día apenas se tienen en cuenta. Hoy vemos la belleza de las perlas, sus formas y calidades, así como su delicadeza, y a día de hoy, hemos cambiado el polvo de perla en medicina para utilizarlo en cosmética, casi como hacían en Grecia.

 

Esta colección está inspirada en las perlas, hallando una dualidad entre piezas clásicas y juveniles, pero perfectas para cada ocasión. Si tienes alguna duda déjanos un comentario o envíanos un correo, estaremos encantados en contestarte.